Gobierno de Lenín Moreno deroga el decreto 883 ante presión popular

Tras 11 días de protestas contra el ‘paquetazo’, el Gobierno de Ecuador y el movimiento indígena acordaron dejar sin efecto el Decreto Ejecutivo 883, que eliminaba el subsidio a los combustibles.

Aproximadamente a las 9:39 de la noche, de este domingo 13 de octubre de 2019, Lenín Moreno, la dirigencia indígena, el representante de la ONU y de la Conferencia Episcopal, dieron a conocer el acuerdo alcanzado tras el diálogo que comenzó desde la tarde: se establece un nuevo decreto que dejará sin efecto el decreto 883, que eliminaba el subsidio a los combustibles.

El  movimiento indígena anunció que se levantaban las movilizaciones antigubernamentales en todo el territorio ecuatoriano.

Arnaud Peral, representante de la ONU en Ecuador, dijo que una comisión conjunta elaborará el nuevo decreto. La mesa será acompañada por la ONU y la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE).

«Les felicito de todo corazón, a nombre de la comunidad internacional por este extraordinario acuerdo», expresó Arnaud Peral, coordinador residente de la ONU en Ecuador.

Por su parte el presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Luis Gerardo Cabrera. «Ha triunfado la sensatez, la pasión y la decisión de vivir en paz».

El presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), Jaime Vargas, dijo al anunciar el levantamiento de las movilizaciones antigubernamentales en todo el territorio. Y enfatizo: «Reconocemos la valentía de hombres y mujeres que salimos a nuestras calles; creo que es el único camino de buscar vías importantes para un verdadero desarrollo del país».

Jaime Vargas volvió a solicitar nuevamente la remoción de sus cargos a los ministros del Interior, María Paula Romo; y de Defensa, Oswaldo Jarrín, por la represión policial y militar durante las manifestaciones, con clara «violación a los derechos humanos».

Como muestra de esto, comunicó que hubo «más de 2000 heridos, más de 1000 presos, alrededor de 10 asesinados y el número puede aumentarse este momento (porque hay) alrededor de 100 desaparecidos en el país». «Ya no queremos más represión, desde este momento», solicitó el representante indígena y enfatizó que con la salida de esos ministros «el pueblo ecuatoriano tendrá paz y libertad».

Vargas culminó su intervención diciendo que espera que esta apertura al diálogo continúe con el Gobierno para «construir proyectos importantes, proyectos participativos, proyectos que beneficien verdaderamente al país y al pueblo».

Por su parte el presidente del Ecuador, con rostro acontecido, dijo: «Hemos tenido un acuerdo […] que ha significado sacrificios de cada una de las partes», manifestó, y celebró que «la palabra que en esta última instancia más se ha repetido ha sido la de la paz».

Agradeció a todos los que «participaron en este proceso de paz» y mencionó que considerará las peticiones extras del movimiento indígena.

El acuerdo, para muchos tardío, se alcanzó tras 11 días de intensas protestas en el país. Las manifestaciones comenzaron el pasado 3 de octubre, dos días después que Moreno anunciara, en cadena nacional, el paquete de medidas económicas.

El Decreto Ejecutivo 883 eliminaba el subsidio a las gasolinas extra y ecopaís, las más usadas en Ecuador; así como al diésel. Dicha eliminación de los subsidios, las gasolinas extra y ecopaís pasaron de costar 1,85 doláres a 2,39 por galón; mientras, el diésel subió de 1,03 dólares a 2,29, un aumento del 123 %.

Aunque las calles de la capital ecuatoriana fueron recorridas por los manifestantes  dando un parte de victoria por la derogación del decreto, algunos analistas no muestran la misma satisfacción debido a las palabras expresadas por el mismo presidente Moreno, quien pese a tan alto número de afectados, heridos, muertos y daños materiales, agradeció a los militares y policías por su labor durante las jornadas de protestas. Así como lo que  expresó el secretario particular del Presidente de la República, Juan Sebastián Roldán, quien dijo que tras estos días de manifestaciones, «los delincuentes, los que saquearon, los que secuestraron se tienen que ir a la cárcel».

Expresiones que no cayeron bien al oído de quienes han sido afectados directamente por la negligencia de quienes pudiendo evitar estos once días de barbarie, prefirieron la represión al diálogo.

En un video dado a conocer en las redes sociales se ven a grupos de indígenas reunidos y uno de sus voceros expresar: “… Justo un día después de los 527 años de la resistencia, de esta resistencia pacífica, estábamos convencidos que iba a ganar la fuerza de la razón y sobretodo la fuerza de la razón y del corazón, ganamos a estas balas asesinas, pero aún no, todavía no podemos descansar tranquilos, porque hay que pedir sanción a los que mandaron a asesinar a nuestros hermanos, quién resucita a nuestros hermanos, quién devuelve las vidas que fueron apagadas por esas balas asesinas, y también hay que exigir la libertad inmediata de todas esas personas que están detenidas y hacer que aparezcan los desaparecidos…

En él se invita a “recorrer las calles en las horas del día de este martes 14 a la Marcha de la victoria, de la dignidad, de la resistencia pacífica…” con instrumentos musicales de todo orden, para “una marcha carnaval, en donde va a ser súper colorido, la marcha de la esperanza, hay que despertar los sueños, sí se ha podido en el Ecuador, sí se pudo, qué viva la resistencia”

La esperanza que se tiene es que las partes sentadas logren un nuevo Decreto, el cual beneficiando a los grandes capitales no afecte a las clases populares.

Al cierre de esta edición se conoció otro vídeo en donde los indígenas manifestantes expresan que han sido «víctimas de un engaño por parte del Presidente de la República» y que hasta tanto no tengan el documento oficialmente firmado se mantienen en resistencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *