Editorial edición Abril 2021

Me disponía a imprimir esta edición del mes de abril, cuando llegó la pauta oficial de la Alcaldía de Soacha concerniente a la matriculación de vehículos en la ciudad, pauta que todos los medios locales esperábamos desde que inició el año 2021 y edición que dicho sea de paso venía con mucha información, la cual nos tocó modificar dados los acontecimientos que se avecinaban y que se produjeron en el día de hoy, miércoles 28 de abril, con el paro nacional.

No era sólo replantear la mayoría del contenido noticioso, sino también el Editorial, con el fin de abordar los temas que hicieron que se convocara a una movilización como no se había logrado en mucho tiempo, la cual extrañamente en Soacha fue finalizada con algunos desmanes cuando los convocantes ya se habían retirado a sus viviendas y sin que la fuerza pública impidiera o persiguiera a los que le dieron ese tinte a la protesta; saqueos al estilo caracazo y subsiguientes vividos en el vecino país a partir de febrero de 1989, cuando se trató de implementar un paquete de medidas económicas muy similar a las que el nefasto gobierno de Iván Duque pretende imponer desconociendo las actuales circunstancias que se viven en medio de la pandemia del Covid-19.

Como bien es sabido por la opinión pública, en el contexto nacional hace unas semanas fue presentado el nuevo Plan Tributario, que incluye impuestos a servicios públicos, a casi todos los productos de la canasta básica familiar, servicios funerarios, de internet y pago de renta de pensionados, entre otros, así como el aumento de los combustibles, con lo cual se agravaría mucho más la economía nacional; y en el local, las manifestaciones hacia la administración de Juan Carlos Saldarriaga se vienen dando debido al exorbitante aumento del impuesto predial y reavalúo catastral, ambos considerados inoportunos.

El rechazo no se hizo esperar y las centrales obreras, así como las distintas agremiaciones laborales, del comercio formal e informal, magisterio, etnias y hasta desempleados, a través de las redes sociales convocaron de inmediato el cese de actividades y marchas para rechazar contundentemente la pretendida reforma, que ha sido denominada Pandemia Tributaria.

El detonante fue la declaración del autor del inconcebible plan: el ministro Carrasquilla, quien para sustentarla, expresó que el país se encontraba en quiebra y que solamente quedaba plata para unas seis semanas, aduciendo que el gasto público asciende a 20 billones de pesos mensuales y en caja sólo había 30 billones. Aun cuando semanas atrás se anunció la intención de comprar aviones de guerra por valor de 14 billones de pesos y en medio de la pandemia se trató de financiar la empresa Avianca, hoy de origen extranjero, cuya razón de fondo era oxigenar una empresa en la cual era vicepresidenta de Asuntos Públicos y Relaciones Institucionales la hermana de Iván Duque, María Paula Duque Samper.

Sin embargo, aunque los grandes medios de comunicación nacional han callado el defalco que han producido los políticos de turno, en alianza con poderosos grupos económicos, limitándose siempre a hablar de temas ajenos a la cruda realidad que vive un país clasificado como el más corrupto del mundo y en más de un año dedicar espacios enteros a la pandemia de Covid-19, callando, ocultando, tergiversando, desinformando lo que ha sido el despilfarro oficial y sirviendo de caja de resonancia de quienes estigmatizan y señalan de vándalos a los manifestantes, lo cierto es que, ni en lo municipal ni en lo nacional, se puede tratar de ver a la ciudadanía, como los malos del paseo cuando se va a la protesta social de manera pacífica para evitar o rechazar medidas que presuntamente tratan de tapar un hueco fiscal que los corruptos dueños del poder han generado.

Y para que esto no se pierda en los tremedales del olvido, quisiera compartir con ustedes mis apreciados lectores, una tabla que rueda en las redes sociales la cual justifica lo que expreso:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *