IDEAS PARA UN ENSAYO SOBRE EL PESIMISMO ECONÓMICO

Por: Jesús David Zarama Arias

Thomas Pikkety ha estudiado profundamente el concepto de la desigualdad. Es importante hacer ver que su interés no es retorico sino científico. Él no parte de su ideología para determinar una teoría, él realizó un estudio científico de riguroso trabajo durante 15 años, y convocó a un sinnúmero de investigadores de las ciencias sociales para profundizar analíticamente en cada uno de sus capítulos. Además el período de estudio que abarcó fue de cerca de 300 años, y centró su estudio no en un solo país, sino en veinte. Un ejemplo de excelencia académica, compromiso con el saber y sobre todo amor por la humanidad.

Durante más de trescientos años que lleva el capitalismo sobre la faz de la tierra, la situación ha venido empeorando en términos de desigualdad entre los ricos y los miserables. Lo real es que durante los tres siglos de existencia del capitalismo, han existido dos tipos de pensadores, los pesimistas y los optimistas. Los pesimistas son quienes han estudiado las consecuencias del capitalismo y han vista la desigualdad como la única relación posible, cada vez los ricos son mas ricos y los pobres más pobres, nunca podrá haber equilibrio, y los primeros tienen sus riquezas debido a la explotación del trabajo de los segundos.  Los optimistas son quienes creen que el capitalismo es como una inmensa ola en el mar que lleva a la cumbre a los barcos más pesados, y que en el algún punto del futuro, llegará el día en que exista un equilibrio entre pobres y ricos.

Tomhas Pikkety en su libro “El capital en el siglo XXI” pone en evidencia esta discusión académica. Haciendo ver que la balanza de la historia lleva tres siglos inclinándose del lado de los pesimistas. Nos gusté o no, la historia le ha dado la razón durante tres siglos a David Ricardo y Marx, aunque una horda gigantesca de optimistas, siguen persistiendo en el punto de equilibrio que algún día permitirá que la oferta sea igual a la demanda, y que los pobres asciendan de escala social, lo prometieron hace mucho tiempo Adam Smith y sus secuaces.

En Colombia las elecciones fueron determinadas por los discursos económicos de los dos candidatos de la segunda vuelta. El candidato Gustavo Petro, es un pensador progresista y de vanguardia, que ha estudiado consagradamente el funcionamiento económico global y sabe muy bien, y hace saber a su público, que la economía tal como está concebida en Colombia solo va a agrandar la brecha social del tercer país mas desigual del mundo, en relación a la distribución de las riquezas. Por su parte Duque, ganó las elecciones entre otras razones por la esperanza retorica que brindó en sus discursos económicos, al mejor estilo de los optimistas, siguió vendiendo a la gente, la posibilidad de generar un equilibrio económico, con ideas como que el gobierno es para todos, o que ahora con sus cuatro años de gobierno va a permitir a los pobres tener alguna riqueza y trabajo, sin duda, contagió de optimismo a sus electores. Sin embargo, lo que nunca se dijo es que esta falacia del optimismo económico ha fracasado durante mas de 300 años.

Este tipo de elección se toma debido a la falta de comprensión del fenómeno económico, es importante tomar decisiones basados en la información y en el resultado de los estudios hechos. En cuatro años las brechas en Colombia serán mas desiguales. Pero si nos comprometemos como electores deberemos comprender que los asuntos de estado, son nuestros asuntos. Debemos informarnos  y educarnos, pues por ejemplo el estudio de la economía no solo es para los universitarios, economistas, sociólogos o filósofos, como lo dice el mismo Pikkety, la economía debe ser un compromiso de todos lo ciudadanos, de todas las áreas del conocimiento y de todos los estratos sociales.

Amigos docentes, amigos científicos sociales, amigos periodistas y escritores, les invito a conocer con amor los resultados de estos estudios del premio nobel de economía Thomas Pikkety, y les pido el inmenso favor de compartir su sabiduría, es nuestro deber que en 4 años hayan mas electores no sólo informados sino educados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *